Quousque tamdem abutere, Pedro Sanchez, patienta nostra?

Marco-Junio-Bruto
¿TÚ TAMBIÉN, PERICUS?

La frase que nos sirve de título fue pronunciada un siglo antes de J.C. en el Senado de Roma por el gran sabio y político Cicerón, todavía vigente y  estudiado jurídicamente en relación con el Derecho Natural. Obviamente, Cicerón no se dirigía a Pedro Sánchez, sino a Catilina, un similar, conspirador nato y sin escrúpulos. En español la frase sería: “¿Hasta cuando vas a abusar, Pedro Sánchez, de nuestra paciencia?”

A oídos de Cicerón llegó el modo en que Catilina preparaba una conjuración para derrocar la República y alzarse como único gobernante. Desde joven, Catilina, había dado muestras de ser un intrigante egocéntrico. Al igual que Pedro Sánchez se decía de él que era de la misma envergadura física que su falto de raciocinio y, siguiendo con la comparación, ambos estaban poseídos por una sed de poder desbordante. Catilina, apoyado por el dinero familiar llegó a reclutar entre desclasados,  escapados de la justicia con pelaje de rufián (no es coña) y evadidos de la justicia, reunió una tropa. Con personajes de esta calaña logró un ejército bravo, por no tener nada que perder, pero, finalmente laxo, por lo que fue derrotado por una legión romana “comme i´l faut”  que acabó con el grandullón Catilina y su megalomanía justificada sólo por su fatuidad. No sólo, como bien proclamaba, no paga traidores, sino que estos eran arrojados desde lo alto de la Roca Tarpeya para deshacerse de ellos como un acto de higiene política.

El traidor es considerado entre lo peor de la escoria humana pues para ejercer su ruindad ha de ser un simulador, un mentiroso cueste lo que le cueste, una persona carente de todo  escrúpulo para alcanzar aquello para lo que se siente llamado a ser sin estar a la altura de las circunstancias, razón por la que suele ser un desencadenante de desgracias en su entorno por su falta de claridad mental. Para definir mejor psicológicamente  esta tipología de energúmenos ávidos de éxito tan sólo en función del “todo para mí”, no me referiré a los grandes traidores que han jalonado a la humanidad, sino a alguno que por haber provocado  menor tracamundana en su medio y en las naciones dejaron pistas más sencillas de comprender respecto a su comportamiento que explica mejor la repugnancia que genera en la sociedad la inicua figura del TRAIDOR

Sabemos que Jessy James fue un famoso pistolero del Lejano Oeste. No, no era ni un prócer ni un caballero, ni nada bueno bajo el sol. No obstante gozaba de gran fama en un ambiente donde la defensa personal se imponía por la falta de la acción de la Ley (en España comenzamos a bordear ese peligro). Un rufián (no es coña) llamado Robert Ford se unió junto a un hermano a la banda de Jesse con la intención de ganar fama con al propósito final de asesinarle y así ascender un escalón más sobre la fama de su víctima

houston-police
Fallido Frente Popular del Lejano Oeste

No tardó en hacerlo disparándole a traición un tiro en la nuca mientras, indefenso, Jesse James estaba subido a una silla de espaldas a Robert. Pues bien. Nadie fue más odiado en el Lejano Oeste, por aquellos tiempos, que Robert Ford. Sin que Jesse James fuera ni un santo ni siquiera un caballero ni un simple y noble granjero, su asesino logró que las peores ratas fueran mejor consideradas por la población que él, no por perpetrar un crimen, sino,  una TRAICIÓN . Ford, tras intentar pasar por héroe, terminó suicidándose.

Pedro Sánchez que no tiene las mismas hechuras morales que  Catilina ironizado por Catón, descolla como ninguno por las dobleces permanentes de la traición, con la misma torpeza, embustes sobre su currículum, pucherazos dentro de su partido, mañas ambiguas y, sobretodo, como Catilina, orientado sobre un solo objetivo en su vida: “Él mismo”.

No necesita crítica. Él es su crítica andante y chirriante. Su festival de posturitas de maniquí de escaparate antiguo, mezcla de infantilismo y de retorcimiento para aparentar ser alguien elegante, cueste lo que cueste, lo delata abiertamente. Tras este maquillaje ya sabemos que es un traidor a la totalidad de la Nación Española. ¿Para que entrar en detalles, ni intelectuales y menos aún morales, con un tipo que pese a sus trajes de vendedor de trajes se parece a un leñador travestido de político?

Basta exponer lo que explicó apenas hace dos meses.

“El PSOE no va a negociar nada con los independentistas. Y si le quieren votar gratis a Pedro, será su problema”. Un dirigente socialista advertía así de que emplear la misma contundencia que a su juicio demostró hasta ahora Pedro Sánchez en el combate contra el desafío secesionista, será la mejor garantía para “desmontar la propaganda de la derecha” de que el líder del PSOE se echa en brazos del independentismo para desalojar a Mariano Rajoy de la Moncloa. Y la mejor manera, también, de desactivar las prevenciones que alberguen algunos presidentes autonómicos del PSOE.

https://www.abc.es/espana/abci-cambio-discurso-psoe-no-podemos-pactar-independentistas-para-mocion-censura-201806011734_noticia.html

FINAL: Acuerdo: 21-12-2018

pedro traidor

                                              El TRAIDOR SE BAJA TODO LO BAJABLE

  1. pedrosanchezpsoe.jpg

               QUOUSQUE TAMDEM ABUTERE, PEDRO SÁNCHEZ , PATIENTiA NOSTRA?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un comentario sobre “Quousque tamdem abutere, Pedro Sanchez, patienta nostra?

Responder a Ramon Carballo Sanchez Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s